Pomerania

La verdad es que la reserva en este restaurant fue un poco fortuita.

Pero la experiencia fue todo un acierto. Carta muy variada, para saciar todo tipo de antojos. Nosotras pedimos ensalada de tomate, tortilla de patata y un arrocito. Todo espectacular, con saborazo, cocinado con cuidado y presentado con mucho gusto.

Una recomendación 100% DMSS.

Ps: sonaba de fondo amasijo de huesos y de verdad que sonaba <3