StreetXO & Rocambolesc

Pocas maneras mejores que ésta se me ocurren para comenzar mi "foodie guide" personal.

He de reconocer que fui a comer a StreetXO predispuesta a que me gustara. Tanto por los comentarios recibidos, de gente que ya había estado, como por mi propia opinión respecto a su chef, Dabiz Muñoz, su equipo y lo que transmiten.

Somos muchos los apasionados por viajar a los que nos encanta el street-food. Creo, sinceramente, que muchas veces es ahí dónde podemos encontrar la magia de la gastronomía de un país.

Ves cómo lo cocinan, es todo rápido, tienes que estar abierto a nuevos sabores y lo comes con las manos. Así es como definiría yo el street-food y así fue la experiencia en StreetXO.

Sabéis de mi problema por quedarme hipnotizada viendo cómo funciona un restaurante. Mientras el resto de la gente ve todo ese alboroto, en mi cabeza es como si sonara la quinta sinfonía de Beethoven. El día que vayáis acordaros de esto.

StreetXO es un restaurante para glotones; tienes que dejar en casa el "¡ay!-a-mí-es-que-el-pimiento-no-me-gusta" y dejarte seducir por su pletórica carta de raciones para compartir. Desde lasaña XO, sandwich XO o patata de feria. Algunos sabores los reconocerás otros, en cambio, no te recordarán a nada que hayas comido anteriormente.
La pregunta del millón ¿precio? Las raciones rondan los 15€. No todos tenemos el mismo baremo para decir que algo es caro o barato pero yo soy de esas personas que se pregunta ¿Cuesta lo que vale? Y en este caso la respuesta claramente es sí.

No se hacen reservas. Vas y esperas en la cola. El servicio es de lo más agradable. La música está alta pero forma parte de la experiencia en sí. Hay copas del tamaño de un balón de fútbol... ¡y mil detalles más! que prefiero no desvelar para que cuando vayas los descubras por ti mismo.

Muy repetible y muy recomendable.

Ps: por supuesto la gourmet experience no podía terminar de otra manera que no fuera tomando un helado de Rocambolesc en una terraza con vistas a Madrid.

Sean muy felices,
Sele

El Corte Inglés
Serrano, 52
 28001 Madrid

Segundo viaje inesperado, pero si andas por la zona ¿cómo no subir a celebrar tu cumpleaños a tu restaurante favorito?
¡Salud amigos!
Sele