Oh, Canadá!

Min 05:44 la vez que más frío he pasado en toda mi vida.

Ir a Canadá en pleno invierno muchos dicen que no es buena idea. Quizá.
O quizá no :)

Recuerdo que me llevé un montón de gorros en la maleta y que mi madre me regaló uno por hacer la gracia justo antes de irme. Al final aquel gorro era el único que me tapaba ¡las orejas! y no me lo pude quitar en todo el viaje.

Aquel día fuimos a visitar las cataratas del Niagara. Las temperaturas que habíamos estado manejando aquella semana oscilaban alrededor de los -5º, -10º (estaba siendo un invierno de los más cálido en la parte Este de Canadá) pero al llegar a Niagara ¡aquello era demasiado! -20º con sensación de -30º (voy a ver si encuentro aquella captura de pantalla que incluía la sensación térmica). Too much.

¡Qué recuerdos!
Aprovecho mi día libre para pasarme por aquí y mandaros un abrazo. Lejos de ponerme triste por no estar teniendo un verano al uso estoy muy contenta y estas cosas me motivan muchísimo. Sin dramas por favor. Hay que saber disfrutar también del camino.

Sean muy felices,
Sele

Posdata: Thanks Julia! <3

 

Caesar

Saturday, 10:30 am.

Quedamos en la parada de Rosedale para ir a "Casa Loma", toca día de turismo intenso. Al llegar a la parada correspondiente decidimos que, a pesar de haberlo comprado como souvenir, queríamos probar el sirope de arce tipiquísimo de Canadá.

Preguntamos por un sitio para desayunar. Suerte con la persona (como el 99% de las veces en Toronto). Nos indica un lugar en el que podríamos tomar pancakes, con sirope, claro.

El sitio en cuestión por fuera pues como que sin más pero por dentro... no exagero si digo que aquel sitio estaba hecho para mí.

Era "pronto" y ya estaba petado. Nos hicieron un hueco en la barra. Había como muy buen ambiente y el servicio era excepcional. Gente joven con mucha energía y muy buen rollo. Aquel sitio desprendía pasión por sus cuatro costados.

La cocina estaba abierta y podías ver como dos tíos cocinaban disfrutando (¡Ays en el mundo de la hostelería qué difícil es a veces eso!) y nosotras estábamos hipnotizadas. ¿Sabes cuándo vas a un sitio y es que te quedas embobado en lo que está pasando? ¡Ni hablábamos! jaja.

Íbamos a por unas tortitas pero al ver la suculenta carta y cómo iban saliendo los platos de aquella cocina pues nos preparamos para darlo todo. Bagel, desayuno canadiense completo, cafés... ¡Todo estaba delicioso!

Entonces entre el camarero y la pareja que teníamos al lado (una vez que ya toda la cocina se había percatado de que no éramos de allí) nos animaron a probar un Caesar or Bloody Caesar un cóctel creado y consumido principalmente allí, en Canadá. Absolutamente delicioso.

En serio, aquel desayuno pasa a los primeros puestos del top ten de mis desayunos.
No sé cómo se llamaba el sitio pero sé las indicaciones perfectamente así que si vas a Toronto y sólo tienes 20 dólares en el bolsillo prioriza este desayuno a subir a la CN Tower. Promised.

Sonaba de fondo Cake by the Ocean (¿qué sino?)

Caesar
1 onza Vodka
2 gotas de salsa picante
3 cucharadas de sal y pimienta
4 cucharadas de Worcestershire (salsa inglesa)
4 onzas de clamato (zumo de tomate y caldo de almejas)

Hielo
Un vaso con el borde cubierto de sal de apio
Pepinillo
Salchichas

Lo sé, no suena nada bien pero estoy deseando intentarlo en casa :)
Un abrazo enorme,
Sele <3

Ps: muchas gracias Julia <3

Au revoir

No habrá una ciudad donde no me emocione.

To a place of no return

¿Sabéis? Tengo un pequeño problema con la entrada de hoy.

Soy una persona a la que le encanta exagerar. Lo reconozco. Soy súper consciente de ello. Es mi manera de ser. Si tengo que contarle algo a mis amigos no lo voy a hacer de este modo "nada estuvimos en aquel restaurante y estaba muy bien", será algo más parecido a "y tomamos unas alitas de pollo que eran deliciosas junto con aquella cerveza y de verdad fue como transportarnos a otro mundo, es que no se me va a olvidar en mi vida aquella cena, fue genial; tienes que ir a ese sitio sí o sí" (Dublin, Oct 2014). Y la gente que me quiere sabe que soy así; porque soy una disfrutona, disfruto muchísmo con las cosas pequeñas, y por eso lo agrando, porque yo lo vivo así, lo vivo intensamente.

Y con las siguientes entradas me encantaría contaros la experiencia en Toronto, cómo ha cambiado mi vida, la gente impresionante a la que he conocido, la magia de TODO el viaje. De verdad que me encantaría pero creo que no soy tan buena comunicadora como para haceros llegar a la perfección todas esas sensaciones y sentimientos y me daría una rabia tremenda no expresarlo bien porque se lo merece, este viaje se lo merece.

Así que lo que haré será colgar algunas entradas con algunas fotos que pueden representar parte de lo vivido y creo que también subiré un par de vídeos a ver si así puedo transmitirlo un poco mejor.

Pero de verdad que hacía tiempo que no decía: paso de la foto, este momento quiero vivirlo para mí. 

Muy especial. Este viaje ha sido un antes y un después, for sure.

Un abrazo enorme blogueros,
de una Sele aún bastante emocionada <3

Ps: sonaba de fondo mientras despegaba Monster, y sonaba de verdad.



Day 1

Hola familia, ¿qué tal? 

Yo la verdad es que no he pegado ojo. Maldito jetlag. A mí también me pone un poco nerviosa esa palabra tan guay pero de corazón que mi cuerpo tiene un desfase horario importante jaja. Ya sabéis que a dormilona no me gana nadie pero esta mañana estaba esperando que fuera la hora para saltar de la cama.

Desayuno a mi bola en mi nueva casa. Respecto al tema frigorífico también son iguales que los americanos; todo enorme, incluido el típico bote de Heinz de yo qué sé 5 litros? Jaja. Después me he preparado como si fuera al Himalaya de expedición y ¡vámonos! Sólo tenía que coger un bus, un metro y un tranvía sin tener ni idea de dónde y sin Google maps pero todo en orden; la gente de aquí es muy amable, eso o yo tenía una pinta de pobre turista pérdida exagerado porque hasta en tres ocasiones se me ha acercado gente a echarme un cable jaja.

Eso sí en los sitios cerrados hace MUCHO calor y a mí en el metro casi me da un algo. Me reía sóla porque me miraba la pinta que llevaba de esquiadora de cuidad y veía a la gente vestida normal y pensaba joder soy una maldita guiri. Cacao blanco incluido en los labios.

La escuela mola mucho, mucho, mucho. Y aquí puedo comparar con otras experiencias parecidas. De verdad es como estar en casa. Hay clases pero también zonas de ocio dentro y fuera, está en la calle principal Yonge St. La gente es súper amable y hay millones de actividades que ya os iré contando. Así que si alguno tiene intención de venir que me pregunté.

Mucha gente tiene clase todo el día pero mi nueva amiga brasileña y yo sólo por la mañana así que el resto del día lo hemos empleado en turistear por el down town. ¡Qué guay Toronto! Ya subiré fotos a la vuelta. Hemos probado un café típico de aquí en Tim Hurtons, hemos paseado por las calles y nos hemos impregnado de la esencia de esta gran ciudad. Todo esto "por arriba" pero claro! Aquí la ciudad de verdad durante el invierno es la subterránea de la cual os contaré en el próximo capítulo. 

Familia, no estoy bien estoy genial, qué pena no haberme venido más tiempo! Ayssss  

Os quiere, Sele. 

Day 0

Hola familia,  ¿qué tal?

He decidido escribir sobre mis días en Toronto porque estoy segura de que van a ser muy especiales y no quiero olvidar ninguna anécdota. Además los que leáis todas estas parrafadas seréis familia o amigos (just the same) pero ¡vaya! que bienvenidos a todos :)

Lo primero pido disculpas por adelantado si no está todo bien escrito porque estoy con el iPad y el corrector y yo no nos llevamos nada bien, a parte el tema de pinchar con él cursor dónde yo quiero es algo de lo que podrían hacerse estudios científicos.

Día 0 o sea día de viaje. Primer avión a Londres, todo correcto (esta vez no han pedido ningún médico). Segundo avión destino Toronto, 8 horas. Aquí he estado un poco incómoda porque me ha tocado en la ventana y el avión era de tres, tres, tres así que me he levantado sólo en una ocasión para no incordiar a los que llevaba al lado. Lo bueno es que con British Airways llevas tu pantallita (que con Iberia a veces no es así) y tienes de todo. Aunque a las seis horas la verdad es que poco hay que le entretenga a uno. Pero no me quejo; eso sí llevo comiendo todo el maldito día. Al llegar a Barajas había que desayunar, al esperar en Londres pues a re-desayunar, en el avión snacks, comida que tocaba, tea time y mil bandejas de zumo  y bebidas y más snacks, he llegado a las cinco y algo a la casa en la que me alojo y al rato "Celine, dinneeeeeer" eemmm hola?

A todo esto me han parado en la aduana un buen rato porque en el papel que tienes que rellenar en vez de poner "personal" en el motivo de la visita he puesto "study" joder no quería mentir yo qué sé, estoy pagando una academia sabes? Total que la policia me venía a decir que para una semana no colaba jaja y entonces me han preguntado si trabajo en mi país y he dicho "nou" y ahí se ha activado la ALARMA porque ellos pensaban que yo venía a trabajar aquí y bueno en fin...  primera moraleja es que sí, para algunas cosas son iguales que los americanos. 

Respecto al frío los canadienses dicen que está haciendo bueno por lo que uno no se puede quejar pero al salir del aeropuerto e ir al parking (ni siquiera era la calle) la sensación ha sido indescriptible jaja, en serio es como abrir el congelador de casa que sale el humillo y te da en la cara pues así pero todo el rato.

Pero vaya que estoy feliz. Toronto tiene muy buena pinta y estoy deseando seguir con esta sensación tan fuerte en el cuerpo toda la week. 

Un abrazo familia,

estoy perfecta! Ahora tendría que poner algo así como "mamá, estoy comiendo bien" pero vamos que a poco que me conozcáis sabéis que lo haré :) xoxo