2018

¡Feliz 2018!
No puedo más que daros las gracias.
El 2017 terminó a lo grande con el gran proyecto de la agenda que aun andamos despachando y para el 2018 tengo nuevos retos y nuevas ideas pero paradme los pies, por favor no alimentéis a la bestia o haremos algo muy grande.
Gracias por ser, gracias por estar.
Un abrazo,
Sele

Quiero volver a ser quien te amaba como un juego de niños,
volver al verde de tu mirada y secar la pena que hoy nos cala.
Quisiera amanecer como antes, desnudo contigo,
curando el amor, rompiendo el reloj, a golpe de calor y frío.
Y respirar lo que nos quede,
bailaremos nuestro tango en el salón,
si te atreves, no me sueltes.

Prometo que no pasarán los años,
arrancaré del calendario las despedidas grises,
los días más felices no han llegado.
Te prometo olvidar mis cicatrices y devolver lo que he robado a tus dos ojos tristes.
Te prometo que nos mudaremos pronto del fracaso y desconcierto, a la calle del silencio,
te prometo que vamos a volvernos eternos.

Me voy a desprender de una vez, de mis montañas de arena,
de acantilados y de mis días pesados,
mis naufragios ya no valen la pena.
Me voy a desprender de todo aquel que no nos mire de frente,
de los poetas de palabra hueca,
del ruido que ahogue tu canción favorita de amor.

Y respirar lo que nos quede,
bailaremos nuestro tango en el salón,
si te atreves, no me sueltes.

Quiero un bosque, un agujero en la noche,
una pausa en medio de todo el desorden.
Quiero un combate de besos sin amarres,
quiero un lienzo para hacer de colores tus lunares.
Hoy saldremos en las noticias de la tarde, por haber sabido amarnos,
ilesos del desastre,
cuando no ha sabido nadie.