Day 0

Hola familia,  ¿qué tal?

He decidido escribir sobre mis días en Toronto porque estoy segura de que van a ser muy especiales y no quiero olvidar ninguna anécdota. Además los que leáis todas estas parrafadas seréis familia o amigos (just the same) pero ¡vaya! que bienvenidos a todos :)

Lo primero pido disculpas por adelantado si no está todo bien escrito porque estoy con el iPad y el corrector y yo no nos llevamos nada bien, a parte el tema de pinchar con él cursor dónde yo quiero es algo de lo que podrían hacerse estudios científicos.

Día 0 o sea día de viaje. Primer avión a Londres, todo correcto (esta vez no han pedido ningún médico). Segundo avión destino Toronto, 8 horas. Aquí he estado un poco incómoda porque me ha tocado en la ventana y el avión era de tres, tres, tres así que me he levantado sólo en una ocasión para no incordiar a los que llevaba al lado. Lo bueno es que con British Airways llevas tu pantallita (que con Iberia a veces no es así) y tienes de todo. Aunque a las seis horas la verdad es que poco hay que le entretenga a uno. Pero no me quejo; eso sí llevo comiendo todo el maldito día. Al llegar a Barajas había que desayunar, al esperar en Londres pues a re-desayunar, en el avión snacks, comida que tocaba, tea time y mil bandejas de zumo  y bebidas y más snacks, he llegado a las cinco y algo a la casa en la que me alojo y al rato "Celine, dinneeeeeer" eemmm hola?

A todo esto me han parado en la aduana un buen rato porque en el papel que tienes que rellenar en vez de poner "personal" en el motivo de la visita he puesto "study" joder no quería mentir yo qué sé, estoy pagando una academia sabes? Total que la policia me venía a decir que para una semana no colaba jaja y entonces me han preguntado si trabajo en mi país y he dicho "nou" y ahí se ha activado la ALARMA porque ellos pensaban que yo venía a trabajar aquí y bueno en fin...  primera moraleja es que sí, para algunas cosas son iguales que los americanos. 

Respecto al frío los canadienses dicen que está haciendo bueno por lo que uno no se puede quejar pero al salir del aeropuerto e ir al parking (ni siquiera era la calle) la sensación ha sido indescriptible jaja, en serio es como abrir el congelador de casa que sale el humillo y te da en la cara pues así pero todo el rato.

Pero vaya que estoy feliz. Toronto tiene muy buena pinta y estoy deseando seguir con esta sensación tan fuerte en el cuerpo toda la week. 

Un abrazo familia,

estoy perfecta! Ahora tendría que poner algo así como "mamá, estoy comiendo bien" pero vamos que a poco que me conozcáis sabéis que lo haré :) xoxo